29 de Marzo 2004

::Tiempo perdido::

Los ochentas fueron la època perdida. En Amèrica, Soda Stereo abrìa su placard para mostrarnos que en ellos podiamos esconder misiles y una que otra chica despabilada, mientras que en Europa, Margaret Tatcher borraba las sonrisas de los niños mientras pensaba dictar la ley de higiene para vacunar a todo el pueblo de esa enfermedad inclasificada, horrible ante los ojos del Señor... la homosexualidad. La magia pop encendìa a Morrison y Warren se convertìa paso a paso en ese cabròn psicòpata que hoy en dìa te amenaza con molerte a golpes de grafito. La mitad del mundo disfrutaba de la dècada mientras la otra mitad era suicida. El argentino se quedo autoexiliado en el amor y la paz de los sesentas y en parte de los setentas con su "fanky people", mientras que el ingles quedaba autoexiliado, preguntàndose si despues de esos diez largos años alguien podrìa reìr de forma sincera... ...espontànea.

Recuerdo que buscaba mi identidad entre los libros, esperando la llamada del padre que nunca hablò, sabiendo que Santa no llegaba debido a la sencilla razòn de que la chimenea de la casa era falsa... ¿Què? ¿Què Santa no existe? Ya me lo imaginaba... El hombre negro querìa ser blanco, el hombre blanco querìa ser negro... la gente querìa cambiar su sexo por latas de cerveza o chicles tuti-fruti mientras la tele anunciaba el terremoto. Me perdì en el final de este viaje que buscaba un futuro mejor, mientras (en mi tiempo libre y a caballo) reclamaba el paìs con Alicia... la de los ojos mesmerizantes.

Quizà todo esto sucediò al otro lado del sueño.

Palabras de Renato a las 29 de Marzo 2004 a las 05:29 PM
Comentarios
Escribe tu comentario









¿Recordar informacion personal?